todoBIOnatural

Todo lo que necesitas saber para mantener un estilo de vida BIO natural

Sistema digestivo, el segundo cerebro

| 0 Comentarios

Al sistema digestivo se le ha denominado el segundo cerebro. El sistema digestivo es un mecanismo muy sofisticado, el cuál convierte los alimentos en energía y estructuras utilizables para el correcto mantenimiento de la salud de nuestro cuerpo.

Cómo comemos es básico para nuestro bienestar, por lo tanto, es fundamental la forma en que digerimos los alimentos. El filósofo Jean Anthelme Brillat-Savarin acuñó el aforismo “Tú eres lo que comes”, que sirve como un recordatorio de que el bienestar no se puede sostener sin una buena comida y un intestino sano que, funcione correctamente para poder digerir todos los nutrientes.

La digestión se basa en un complejo proceso en el que intervienen enzimas, ácidos, proteínas y bacterias beneficiosas para funcionar óptimamente. El sistema nervioso gástrico tiene junto con la médula espinal, el mayor número de células nerviosas y puede muy bien ser la sede de la intuición. En el mundo actual, abundan los contaminantes y alimentos procesados que son tan comunes en el mundo moderno, estos tóxicos plantean un enorme desafío a nuestro tracto gastrointestinal altamente evolucionado, aunque pueda beneficiarse de varios procesos naturales de desintoxicación.

cooking together

¿Por qué es el sistema digestivo tan importante?

El tracto gastrointestinal (TGI) es una continuación del medio externo. Se inicia en la boca y termina en el ano. Las sustancias alimenticias se desplazan a través del tudo digestivo, percibiendo o experimentando amenazas inmunológicas reales. El TGI recibe más ataques inmunológicos que cualquier otra parte del cuerpo humano. También produce del 70 al 85 por ciento de las células inmunes. Su revestimiento mucoso desempeña un importante papel, protector contra la infección intestinal, que actúa como un escudo de defensa, evitando que los patógenos y partículas potencialmente irritantes procedentes de los alimentos, entren en contacto con las células que recubren el intestino.

Tener una mucosa sana es importante para disminuir la inflamación intestinal. Un intestino inflamado creará más mucosa en respuesta a la inflamación. La inflamación también causa hinchazón, indigestión y dolor, y puede conducir a enfermedades graves con el tiempo. Alimentos y hierbas mucilaginosas, como las semillas de chía, semillas de lino, olmo, raíz de regaliz y semillas de fenogreco van a apoyar una mucosa sana, al igual que la fibra beneficiosa y los muchos nutrientes contenidos en las verduras y frutas.

El TGI ofrece alojamientos a más de 100 mil millones de bacterias de más de 500 especies y cepas diferentes. Muchas de estas bacterias nos protegen de posibles bacterias patógenas que causan enfermedades. La importancia de las bacterias saludables se ha demostrado con el uso exitoso de los probióticos en el tratamiento de muchas enfermedades. Por ejemplo, la práctica médica está adoptando cada vez más el uso de probióticos para el tratamiento de alergias en los niños.

Sabemos que muchos medicamentos antibióticos afectan a las cepas bacterianas beneficiosas que viven en el tracto gastrointestinal. Además, la microflora intestinal sabemos que es afectada por pesticidas, hormonas, conservantes, colorantes.

¿Cómo funciona la digestión?

Las enzimas digestivas son secretadas por glándulas del TGI, sobre todo las glándulas salivales y el páncreas. Los alimentos crudos contienen enzimas para facilitar su digestión. Ejemplos son la papaína de la papaya y la bromelina de la piña. Las enzimas son proteínas. Cuando se cocinan las proteínas, se alteran y por tanto pierden sus propiedades. Comiendo más de un 70 por ciento de alimentos crudos, la mayoría de las personas afirman experimentar una sensación de digestión ligera.

Los jugos gástricos contienen agua, enzimas y ácido clorhídrico que, disminuyen con la edad, lo que resulta en más flatulencia, indigestión y distensión para algunas personas mayores. La digestión puede mejorar añadiendo a los alimentos: hinojo, comino, jengibre, eneldo, anís, chile y berros.

Cuanta mayor cantidad de proteínas animales comemos, más subproductos tóxicos se originan. Esto se debe a la descomposición de los alimentos ricos en proteínas en compuestos, tales como fenol, indol, escatol y amoníaco, que tienen efectos perjudiciales para nuestra salud. El proceso de auto-intoxicación fue propuesto por los médicos naturistas, y ya ha sido también aceptado por la ciencia médica convencional.

Eating a red tomato macro of woman teeth and red lips mouth

Colon en calma
Un  colon ácido es un colon saludable. Las verduras ayudan a mantener el colon ácido, equilibrado y así ayudará a la desintoxicación del intestino. Consumir una dieta alta en proteínas crea un ambiente del TGI alcalino. Comer menos proteínas o la elección de proteínas vegetales que tienen los beneficios inherentes de la fibra, reduce el efecto negativo.

Las personas sensibles al gluten experimentan la conexión intestino-mente. Cuando los alimentos que contienen gluten (trigo, centeno, avena, espelta y cebada) se digieren, las personas susceptibles experimentan fatiga o problemas de concentración después de unos minutos o unas horas. Un péptido llamado zonulina, identificado en el comienzo de este siglo, parece estar implicado en la permeabilidad de la barrera del TGI y el cerebro. Las personas que sufren de la enfermedad celíaca (una enfermedad autoinmune desencadenada por el gluten) tienen altos niveles de zonulina, y los niveles más altos en consecuencia de la conexión de intestino permeable y el cerebro. Estudios actuales están tratando de aclarar la relación del gluten, zonulina y la permeabilidad excesiva.

¿Qué es el colon?

El colon es el sistema de eliminación de residuos del cuerpo. Existe un debate acerca de si “regular” significa tres veces al día o una vez cada tres días. Fisiológicamente, cada vez que comemos, una onda peristáltica se activa para estimular la defecación.

El TGI tiene 100 millones de neuronas y secreta por lo menos 20 diferentes neurotransmisores. Su sistema nervioso se llama el sistema nervioso entérico. Se conecta con el cerebro a través del nervio vago. Esta anatomía explica cómo tener mariposas en el estómago, o sentimientos viscerales sobre las cosas.

El TGI es la verdadera sede de la salud y la enfermedad. “Somos lo que comemos” necesita un añadido: “Somos lo que comemos y digerimos.”

y, Salud!!!

logotipo

Fuentes: sparkwell

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.


*