todoBIOnatural

Todo lo que necesitas saber para mantener un estilo de vida BIO natural

Alternativas Naturales para la Rinitis Alérgica

| 0 Comentarios

La rinitis alérgica (comúnmente conocida como fiebre del heno) es provocada por los altos niveles de polen y puede ser muy debilitante para los que la sufren, aproximadamente el 21,5% de la población adulta en España, y su prevalencia sigue aumentando.

¿Qué causa la fiebre del heno?
La fiebre del heno es el resultado de la liberación del polen de las flores y las plantas a medida que comienzan a florecer. Los síntomas son bastante fáciles de identificar (secreción nasal, estornudos, ojos y senos nasales inflamados, y dolores de cabeza por nombrar algunos), pero también pueden desencadenar el asma, perjudicar la capacidad de los niño/as para aprender y reducir la productividad general de una persona.
Aunque los tiempos de polinización dependen del lugar, así como también de las distintas variedades de plantas, si eres una de las víctimas de la llegada de la primavera, tan sólo es una cuestión de tiempo. Afortunadamente, hay una serie de remedios naturales que pueden ayudar a combatir los síntomas de la alergia, y poder dar la bienvenida a la temporada del estornudo libre!

 fiebre del heno

¿Por qué soy alérgico/a?

Las alergias pueden afectar tanto a los niños/as y a los ancianos, como a jovenes y a adultos. En España, la fiebre del heno es actualmente un importante problema de salud pública. De hecho, según la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica, la rinitis alérgica (comúnmente conocida como la fiebre del heno) afecta a uno de cada cinco españoles, y más aún, uno de cada tres desarrollará una alergia en alguna etapa de su vida. La evidencia muestra que el grupo de edad predominante es de entre 25 y 44 años, aunque las alergias pueden afectar a cualquier grupo de edad. El efecto de la rinitis alérgica estacional puede ser agotador porque los síntomas corporales a menudo causan privación del sueño, y aumento de las infecciones de los senos paranasales.
Algunas personas son más propensas a las alergias que otras, incluso si son de la misma familia y siguen la misma alimentación. Los niños/as a menudo presentan síntomas alérgicos más fuertes debido a que, su sistema inmunológico no se ha desarrollado completamente todavía. Es comúnmente aceptado que un niño/a criado en un ambiente que es demasiado estéril contará con un sistema inmunológico comprometido, por lo que tienen dificultades para hacer frente a los alérgenos del día a día. Es importante potenciar el sistema inmunológico (en lugar de evitar los árboles o vivir encerrados) para hacer frente a la fiebre del heno y el asma alérgico.

rinitis1

Tras la pista Natural

El primer paso tras la pista natural es la identificación de las plantas, los árboles y las hierbas que desencadenan los síntomas alérgicos y tratar de disminuir la exposición siempre que sea posible. Afortunadamente, hay otras acciones que se pueden llevar a cabo para ayudar a que la transición entre las estaciones no afecte a tu salud.

Una dieta nutritiva es uno de los requisitos principales para mantener el bienestar general y es fundamental para ayudar a combatir las alergias. Una dieta rica en vitaminas y antioxidantes es fundamental en el mantenimiento de la salud diaria, pero también es importante en la prevención de la rinitis alérgica.

Comer alimentos de buena calidad, alimentos nutritivos que se producen localmente y lo más cerca posible a su estado natural, hacen maravillas para el cuerpo (y la mente). Un cuerpo que está tratando de hacer frente a los efectos de una dieta occidental típica ya se esfuerza hasta su límite. Sin embargo, un cuerpo que está bien nutrido y libre de toxinas, puede a menudo hacerle frente muy bien.

Los naturópatas recomiendan que aquellos que sufren de resfriados frecuentes, problemas de sinusitis, problemas digestivos y bajos niveles de energía, intenten una dieta de eliminación durante un par de semanas, para averiguar qué alimentos provocan esas reacciones negativas. Después, se pueden volver a introducir los alimentos de uno en uno, de una manera controlada haciendo un seguimiento de las reacciones que se produzcan, es una buena manera de entender cómo los alimentos comunes pueden estar relacionado con los síntomas.

Una buena salud puede ayudar a aliviar los síntomas de alergia, y la buena salud comienza con la nutrición. Las personas sensibles a los alérgenos transportados por el aire también pueden ser sensibles a ciertos alimentos. Identificar y eliminar esos alimentos de la dieta puede mejorar la salud y reducir los síntomas de la alergia.

Los alimentos como medicina

Elegir bien los alimentos, puede desempeñar un papel fundamental en la disminución y a menudo eliminación de la rinitis alérgica. Algunos de los alimentos para la prevención de la rinitis alérgica incluyen:
  • Acidos grasos Omega-3: numerosos estudios han encontrado que los ácidos grasos omega-3 pueden ayudar a disminuir la incidencia de la fiebre del heno. La razón de esto es que, en una dieta rica en ácidos grasos omega-3 se reduce la cantidad de sustancias químicas inflamatorias producidas por el cuerpo después de la exposición a un alérgeno. Siendo el salmón salvaje, la trucha arco iris y las ostras las mejores opciones nutritivas.
  • Ajo: contiene compuestos que reducen la inflamación que, a menudo se origina como resultado de la fiebre del heno. Se recomienda el uso de ajo en las comidas, incluso comerlo crudo para reducir los ojos llorosos e irritación nasal. Los beneficios del ajo están ampliamente documentados, y a menudo es alabado por sus propiedades antiinflamatorias y antisépticas. El ajo se emplea para la alergia debido a su alta concentración de quercetina, un flavonoide antioxidante que estabiliza la producción de histamina en el cuerpo.

    ajos

  • Cebolla:  repleto de bioflavonoides de una manera similar al ajo. Bioflavonoides son una clase de antioxidantes que combaten la inflamación. Uno de los más destacados es la quercetina (que también se ha encontrado en el ajo), un antihistamínico eficaz que puede reducir la inflamación en los pulmones y las vías nasales. Otras fuentes de quercetina incluyen pimienta de cayena (añadiendo un poco de comida estimulará el sistema inmunológico y posteriormente disminuir reacciones alérgicas debido a sus propiedades anti-inflamatorias), así como el té verde y blanco. Allium cepa homeopathic medicine
  • Miel: natural y de origen local es la mejor opción. Comer productos locales es lo ideal siempre que sea posible, y en el caso de la miel, en particular, es muy beneficioso, ya que funciona como un desensibilizador al polen de las plantas locales. Estudios han demostrado que ayuda a que los sistemas inmunológicos de las personas se adapten a las plantas que las abejas polinizan.
  • Berro: se ha utilizado para afecciones nasales y bronquiales durante siglos. Las hojas sabrosas y picantes están llenas de potentes antioxidantes, incluyendo el betacaroteno y la vitamina C, y se ha demostrado que reduce los niveles de histamina y minimiza los síntomas.
  • Especias: también pueden ayudar a aliviar los síntomas de la fiebre del heno. La cúrcuma en particular, con su ingrediente activo, la curcumina, es un potente antioxidante y antiinflamatorio. Especias como la mostaza, chiles, rábano picante y el fenogreco combaten los síntomas de la rinitis por su efecto homeopático.

¿Aún estornudas?

Aunque tomar medicación pueda parecer la única opción viable cuando irrumpe un episodio de fiebre del heno, sin embargo hay una serie de remedios naturales que pueden ayudar a combatir la rinitis alérgica:

  • Agua salada: en aerosoles nasales puede ayudar a desbloquear la nariz y a aliviar los síntomas.
  • Vitamina C: es un antihistamínico natural, por lo que se recomienda empezar el día con un kiwi o un pomelo, y el zumo de un limón en un vaso de agua templada.
  • Probióticos: el equilibrio de la flora intestinal mediante el uso de probióticos, tales como acidophilus o bifidophilus, no sólo ayuda a la digestión, sino que también mejora el sistema inmune y, en consecuencia, aumenta la resistencia a la fiebre del heno.
  • Infusiones de hierbas: Infusión de manzanilla o té de jengibre con miel para los amantes del té. El té de jengibre con una cucharada de miel, alivia la congestión en el pecho y ayuda a eliminar el moco.

Y aunque pueda parecer dramático, quedarse en casa durante la temporada alta de polen, en un día ventoso con una buena infusión de jengibre y miel, no es tan mala idea realmente.

y, Salud!!!

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.


*